Galletas para San Valentín

Los que me conocen saben que no me hace gracia San Valentín, me parece un día absolutamente comercial y la verdad es que yo prefiero celebrar el amor todos los días del año. Dicho esto, y como hay mucha gente que sí celebra esta fecha, me pareció una buena idea enseñarte estas galletas decoradas con flores de buttercream que  hice ayer para estrenar unas boquillas que había comprado hace meses y que no había tenido ocasión de usar.

boquillas rusas

Las boquillas rusas son todo un descubrimiento para  la decoración con flores de buttercream, son realmente adictivas y eso que es la primera vez que las uso. Hasta que se inventaron, y no hace mucho de eso, el proceso para hacer flores de crema era mucho más laborioso porque había que hacer la flor pétalo a pétalo, sin embargo con estas boquillas sólo hace falta una presión a la manga y ya tienes la flor hecha. Bueno, vale, hay que controlar un poco la utilización de la manga, el punto de la buttercream para que este suave pero firme ( yo usé la misma proporción de mantequilla que de azúcar glass) y practicar en cualquier superficie unas cuantas veces para cogerle el truquillo pero de verdad que una vez superado eso lo demás es coser y cantar. A mi me han parecido todo un invento.

Si te fijas en la última foto, los pétalos exteriores de las flores son de varias tonalidades. Eso lo puedes conseguir poniendo primero en las paredes de la manga un tono y luego otro diferente para rellenarla. Así la flor no te sale del mismo color y consigues mayor realismo.

Como ves cada boquilla tiene un dibujo diferente en función del tipo de flor que quieras hacer. Para las hojitas verdes utilicé la boquilla Wilton  352.

Pues hasta aquí el post de hoy, espero que te haya gustado y viva el amorrrrrrrrrrrrrrr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *