Londres con niños

Pues la verdad es que esto se va pareciendo más a un blog sobre viajes que a uno de repostería pero ya te advertí que te iba a hablar de todo un poco y últimamente ando un poco viajera…Una de mis ciudades preferidas es Londres, me gusta hacer una escapada todos los años pero ésta era la primera vez que lo hacía con mis hijas y mereció la pena. La verdad es que fue sólo un fin de semana pero nos dio tiempo de ver lo más importante. Obviamente nos las llevé a lugares que me encantan como la planta de zapatos de Selfridges o a tomar el té a Harrods pero aún así yo también disfruté como una enana.

La primera parada fue en Hyde Park, no sólo porque nos quedaba muy cerca del hotel sino porque es un parque que a mi marido y a mi nos gusta mucho. A ellas les encantó darle de comer a las ardillas, ver los cisnes y caminar entre tanto verde y encima hacía un día espectacular.

Otra parada obligatoria en Londres es el cambio de guardia aunque, vayas en la fecha que vayas, siempre está a reventar. En verano es todos los días pero en invierno en días alternos.

También aprovechamos para subirnos al London Eye, una seña de identidad de la ciudad. Aunque las vistas desde arriba son maravillosas, si vas con poco tiempo o poco presupuesto no lo considero como paso obligado.

El Big Ben les gustó mucho tanto de día como de noche…

Y la tienda de M&Ms cumplió con las expectativas. Son cuatro plantas de chocolate y color que no dejan indiferente a ningún niño.

Y si te gustan las chuches tienes que ir a mi tienda preferida, Sugarsin, muy cerca de Covent Garden…el packaging te enamorará…

Como estábamos por la zona les enseñamos Covent Garden donde suele haber pequeños espectáculos de artistas callejeros y un ambiente estupendo. Si vas, aprovecha para reponer fuerzas en el local de Jamie Oliver y entrar en una tienda muy pintoresca que a mi me encanta: Sass & Belle.

Lo que sin duda no puedes dejar de hacer en Londres es visitar sus museos, tiene muchos y muy buenos y encima la mayoría son gratis. El de Historia Natural tiene una colección estupenda sobre dinosaurios que le chifla  a todos los niños, a las mías me costó llevármelas de allí…

Y el Madame Tussauds, aunque no es gratis sino más bien caro, es otra opción estupenda para visitar con los más pequeños de la casa.Tiene mala fama porque se forman una colas horrorosas para entrar pero tengo que decir que nosotros no esperamos ni medio minuto.

Y pasear y pasear..Si los niños no son muy pequeños te recomiendo recorrer Londres caminando porque es un verdadero placer. Aunque prometí antes de salir que no iba a ir de tiendas ( y mira que me costó, jajaja) simplemente ir a Oxford Street y ver la decoración de los escaparates y la iluminación de las fachadas es una maravilla.

Y cuando las piernas ya no aguanten no dudes en coger las guaguas públicas, a ellos les encantan por la novedad de que tienen dos pisos y tú lo agradecerás si comparas el precio con las turísticas… De hecho te recomiendo que cojas la 159 que hace un recorrido bastante completo por los principales puntos de la ciudad. Ésta decorada con la publicidad de Jelly Belly  me chifló.

Y si quieres ver una juguetería inmesa y con lo último para ellos vete a Hamleys.

En fin, que como puedes ver hay miles de planes para que los niños se lleven un recuerdo de Londres tan increíble como el que se llevaron mis hijas. Nos quedó mucho por hacer pero así tenemos la excusa para volver. Espero que te haya gustado y recuerda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *